InicioVariedadesEl misterioso bosque sumergido de Villa Traful

El misterioso bosque sumergido de Villa Traful

  • El pueblo está a orillas del lago Traful, en Neuquén.

Los paisajes de la Patagonia suelen vincularse con el misterio, con lo insondable. En algunas ocasiones, esas palabras son meras descripciones turísticas para los folletos y promociones. Y en otras parecen usadas con toda la razón del mundo.

Quizás en este último grupo están las bellezas de Villa Traful. El nombre, de origen mapuche, proviene del topónimo “travul” que significa junta o unión; hace referencia al encuentro de los ríos Traful y Limay en la hoy Confluencia Traful.

El pequeño poblado del departamento Los Lagos (Neuquén) está ubicado a 400 kilómetros de la ciudad de Neuquén y a 100 kilómetros de Bariloche en un camino que se inicia por la Ruta 40 (si se hace por la Ruta de los Siete Lagos, pasando por Villa La Angostura son 140 km).

Es famoso por su mirador, por los espejos de agua, por sus costas irregulares y por la posibilidad de una buena pesca, especialmente de ejemplares de trucha.

Pero esos detalles -todos hermosos y que valen un viaje- no son los que hacen de este pueblo algo misterioso.

Qué misterio esconde el lago Traful

Lo curioso de su paisaje está en el lago Traful. Bajo sus aguas cristalinas, se encuentra el Bosque Sumergido, donde yacen intactos unos 60 cipreses de más de 20 metros.

Navegación por el lago para ver el bosque sumergido. Foto EFE/ Cristina Terceiro
Navegación por el lago para ver el bosque sumergido. Foto EFE/ Cristina Terceiro

¿Cómo es posible ver, desde las aguas de un barco, un bosque en las profundidades?

La respuesta está en la historia reciente. En 1960, se produjo un terremoto con epicentro en Chile, que llevó a un desmoronamiento de una ladera boscosa, finalmente sumergida en el fondo del lago.

Algunos lograron permanecer increíblemente de pie. Y así se formó este paisaje de árboles sepultados en el lecho del lago, que con el agua planchada, remite a una película de Tim Burton.

Cómo es el paseo

El paseo también suele ofrecer un recorrido por las playas vírgenes del área protegida Parque Nacional Nahuel Huapi, por los acantilados de origen glaciar y una playa, que es un cementerio de troncos. La actividad es un combo hermoso de diversión, naturaleza y relax.

Paseos en lancha por el lago Traful. Foto Turismo Neuquén
Paseos en lancha por el lago Traful. Foto Turismo Neuquén

Los que buscan emociones más fuertes están también en el lugar indicado. El bosque sumergido convoca todos los años a cientos de amantes del buceo, que quieren descender los casi 30 metros de profundidad para verlo de cerca.

Aunque son varias las empresas que ofrecen el servicio, la práctica sólo está permitida para quienes hayan realizado y aprobado previamente el curso reglamentario.

El descenso requiere de cuidado por el lecho irregular del lago; además, los viajeros deben estar acostumbrado a las bajas temperaturas, ya que la media del agua es de sólo 10ºC. Una buena aclimatación resulta fundamental.

Para bucear se requiere experiencia. Foto Turismo Neuquén
Para bucear se requiere experiencia. Foto Turismo Neuquén

Después de la navegación y del viento frío, el remanso llega con una buena cena o un té en algunos de los pequeños -y encantadores- restaurantes cercanos al muelle.

La imagen del bosque sumergido y la rareza de su belleza quedará en la mente por un buen tiempo.

Destacados