InicioInternacionalArrestan al presidente del partido de Jair Bolsonaro, en un operativo contra...

Arrestan al presidente del partido de Jair Bolsonaro, en un operativo contra militares y ex ministros por la intentona golpista de 2023 en Brasil

  • La operación de la policía federal fue ordenada por el juez de la Corte Alexandre de Moraes, quien encabeza las investigaciones sobre una trama para impedir la asunción de Lula.

El presidente del Partido Liberal, de Jair Bolsonaro, la principal fuerza opositora de Brasil, Neto, fue detenido este jueves, acusado de portación ilegal de armamento cuando su domicilio fue allanado en la megaoperación policial que tiene como principal involucrado al ex mandatario, informaron fuentes policiales citadas por las cadenas de televisión brasileñas.

Valdemar Costa Neto es investigado por poner el partido que tiene el mayor bloque de diputados a disposición de supuestos planes golpistas perpetrados por el círculo de civiles y militares aliados de Bolsonaro tras las elecciones de 2022, en las que ganó Luiz Inácio Lula da Silva, por estrecho margen.

La Policía Federal de Brasil desplegó este jueves una vasta operación contra aliados muy próximos del ex presidente Jair Bolsonaro, entre varios ellos militares, por intentar un golpe de Estado para mantener al ahora ex presidente ultraderechista en el poder e impedir el gobierno del líder del Partido de los Trabajadores.

La detención no estaba prevista en el operativo pero ocurrió porque Costa Neto estaba en posesión de un arma de fuego no registrada.

Por el mismo motivo, un juez de la Corte Suprema de Brasil ordenó más temprano al ex mandatario entregar su pasaporte en un plazo de 24 horas.

La decisión fue tomada por el magistrado Alexandre de Moraes, que conduce las investigaciones en el alto tribunal sobre la trama golpista que, según las autoridades, actuó durante y después de las elecciones de 2022 para mantener en el poder a Bolsonaro.

Bolsonaro pide que lo dejen en paz

“Dejé el gobierno hace más de un año y sigo sufriendo una persecución implacable”, dijo Bolsonaro al diario Folha del SP. “Déjenme en paz, ya hay alguien más dirigiendo el país”, añadió.

"Dejé el gobierno hace más de un año y sigo sufriendo una persecución implacable", dijo Bolsonaro. Foto: Sergio Lima / AFP“Dejé el gobierno hace más de un año y sigo sufriendo una persecución implacable”, dijo Bolsonaro. Foto: Sergio Lima / AFP

Bolsonaro dijo que estaba tratando de informarse sobre los registros, incautaciones y detenciones y no podía hacer más declaraciones: “Estoy tratando de entender, parece que es una nueva investigación”.

El operativo

Según la prensa brasileña, entre los objetivos del operativo están los exministros y generales del Ejército Walter Braga Netto, Augusto Heleno y Paulo Sérgio Nogueira, que integraron el gabinete de Bolsonaro (2019-2022), y el excomandante de la Marina, Almir Garnier Santos.

También está siendo objeto de búsquedas el exministro de Justicia Anderson Torres, quien ya era investigado por la asonada golpista del 8 de enero de 2023 que protagonizaron simpatizantes de Bolsonaro, y Valdemar Costa Neto, el presidente del Partido Liberal (PL), que lidera el exmandatario brasileño.

¿Qué paso el 8 de enero de 2023?

El 8 de enero de 2023, un grupo de manifestantes partidarios del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, asaltaron las instituciones gubernamentales en Brasilia, la capital del país.

Seguidores de Bolsonaro toman el Parlamento, en enero de 2023. Foto: EFESeguidores de Bolsonaro toman el Parlamento, en enero de 2023. Foto: EFE

Los manifestantes llegaron a Brasilia en autobuses y camiones desde diversas partes del país, convocados por Bolsonaro a través de las redes sociales.

Al llegar a Brasilia, los manifestantes se dirigieron primero al Congreso Nacional, donde rompieron las barreras de seguridad y entraron en el edificio. Algunos de ellos portaban pancartas y gritaban consignas en apoyo a Bolsonaro, mientras que otros se enfrentaron a la policía y a los guardias de seguridad.

Algunos manifestantes lograron llegar hasta el pleno del Congreso y causaron daños en el mobiliario y equipo. Mientras tanto, otro grupo de manifestantes se dirigió al Palacio del Planalto, la sede del gobierno brasileño. Allí, se enfrentaron a la policía y lograron entrar en el edificio, donde causaron destrozos y saquearon algunas oficinas. También intentaron llegar al despacho presidencial, pero fueron detenidos por la guardia de seguridad. También atacaron el palacio de Justicia.

La situación se mantuvo tensa durante varias horas, hasta que finalmente la policía y la guardia de seguridad lograron controlar la situación y desalojar a los manifestantes de los edificios gubernamentales

“Una organización criminal”

La Policía Federal sospecha que ese grupo de políticos y militares integraron una “organización criminal” que actuó “en la tentativa de golpe de Estado” para “mantener al entonces presidente de la República en el poder”, según señaló la institución en una nota.

Fuerzas de seguridad se enfrenta a una multitud de seguidores de Bolsonaro en los hechos del 8 de enero. Foto: ReutersFuerzas de seguridad se enfrenta a una multitud de seguidores de Bolsonaro en los hechos del 8 de enero. Foto: Reuters

Los agentes cumplieron este jueves 33 órdenes de allanamiento, 4 de prisión y 48 medidas cautelares contra los investigados, que incluyen “la prohibición de mantener contacto” con el resto de sospechosos y de dejar el país; la suspensión de sus funciones públicas y la obligación de entregar el pasaporte.

La Policía Federal no especificó contra quiénes son las órdenes de prisión expedidas por la Corte Suprema.

La investigación apunta que el grupo investigado “se dividió en núcleos de actuación para diseminar” sospechas de fraude en las elecciones de 2022, en las que Lula venció a Bolsonaro, que buscaba la reelección, “antes incluso de la celebración de los comicios”.

Según la Policía, con esa estrategia buscaban “legitimar una intervención militar”.

Los investigados supuestamente construyeron una narrativa para sembrar dudas sobre el resultado de las elecciones por medio de informaciones falsas sobre las urnas electrónicas que el país usa desde 1996 en sus procesos electorales y que nunca dieron problemas.

De acuerdo con la Policía Federal, hubo un segundo núcleo de actuación que “consistió en la práctica de actos para subsidiar la abolición del Estado Democrático de Derecho, a través de un golpe de Estado, con apoyo de militares con conocimientos y tácticas de fuerzas especiales en un ambiente políticamente sensible”.

Esos hechos culminaron con la asonada del 8 de enero de 2023. Lula había asumido el poder una semana antes.

Bolsonaro es investigado por este episodio por incitar a sus acólitos a tomar el poder por la fuerza.

Con información de agencias

Destacados