InicioDeportesKelvin Kiptum, el recordman mundial de maratón, murió en un accidente

Kelvin Kiptum, el recordman mundial de maratón, murió en un accidente

  • Falleció junto a su entrenador, en un accidente de auto en la ruta que une Eldoret y Kaptaga, en Kenia.

Un durísimo golpe recibió el mundo del atletismo. El keniata Kelvin Kiptum, dueño del récord mundial de maratón, falleció a los 24 años, junto a su entrenador, en un accidente de tránsito en la ruta que une Eldoret y Kaptagat, localidades en las que viven y entrenan la mayoría de los fondistas de Kenia.

Kiptum había establecido en octubre del año pasado la nueva plusmarca mundial en la prueba de 42,195 kilómetros, cuando ganó el Maratón de Chicago con 2h00m35. Con esa impresionante marca, pulverizó el récord que su compatriota y bicampeón olímpico Eliud Kipchoge había fijado en Berlín 2022 con 2h01m09.

Fue su segunda victoria en uno de los “6 Grandes”, ya que en abril se había consagrado en la cita de Londres con un tiempo de 2h01m25.

El keniata era señalado por los expertos como el hombre destinado a romper la barrera de las dos horas en la prueba madre del atletismo. Él mismo se había puesto ese hito como próximo gran objetivo y ya había elegido el escenario para ir por esa hazaña: Rotterdam.

“El recorrido es ideal y la multitud de las calles te empuja a dar lo mejor. Me encantaría ser parte de la rica historia de este maratón. Si la preparación va en la dirección correcta y las condiciones meteorológicas lo permiten, voy a ir por ello”, había dicho en una entrevista con el diario italiano La Gazetta Dello Sport, anticipando lo que esperaba vivir en esa ciudad neerlandesa el próximo 14 de abril.

En esa entrevista contó que en su preparación para buscar ese hito iba a correr hasta 270 kilómetros por semana y se alejaría de su familia, para concentrarse en una preparación intensiva en un campamento de su Chepkorio natal.

“Es una elección hecha a conciencia junto a mi esposa, para centrarme al 100% en mis objetivos”, había contado quien era además uno de los grandes candidatos a colgarse el oro en los Juegos Olímpicos de París.

Nacido y criado en el valle de Rift, cuna de los fondistas keniatas, se formó en competencias de cross o calle e irrumpió en pruebas internacionales con apenas veinte años, cuando corrió cuatro medio-maratones por debajo de una hora.

La temporada de pandemia de 2020 marcó la inactividad de competencias pero a finales de ese año, Kiptum -que tenía el biotipo perfecto para las pruebas de largas distancias (1,80 metros y 65 kilos)- apareció en el medio maratón de Valencia para correr en el mejor tiempo de su vida (58m42), logrando el sexto puesto. Y un par de temporadas después, siguiendo los pasos de Kipchoge, a quien admiraba desde chico, decidió “atacar” directamente el maratón, sin mucha experiencia previa en esa distancia.

Su debut en unos 42,195 kilómetros fue también en Valencia en diciembre de 2022, donde asombró al mundo con un talento descomunal. Ganó aquel maratón en 2h01m53, que constituyó el debut más rápido de la historia. Hasta entonces, solo dos hombres (dos auténticos fenómenos) como Kipchoge y el etíope Kenenisa Bekele había corrido más rápido.

El paso siguiente fue el maratón de Londres, el 23 de abril, donde se impuso con 2h01m25, indicando que el récord de Kipchoge estaba a un paso. Paso que dio finalmente unos mese después en Chicago, al que llegó tras una preparación que no había sido ideal.

“No entrené en la mejor forma. Perdí varias semanas por la temporada de lluvias y también sufrí una lesión en la ingle”, había dicho.

Igual, se consagró con un ritmo arrollador que lo llevó a correr los últimos 12 kilómetros en solitario y le permitió llevarse la victoria por un alto margen: segundo quedó su compatriota Benson Kipruto con 2h04m02 y tercero, el belga Bashir Abdi, con 2h04m32.

Con el récord mundial en su poder, no se conformó y enfoco su cabeza y su entrenamiento en el doble objetivo para este año: la hazaña de bajar las dos horas en Rotterdam y el título olímpico en París.

“Me gustaría seguir creciendo y así, inevitablemente, romper esa barrera (de las dos horas)”, había dicho poco después de esa victoria que invitaba a pronosticar un 2024 brillante, con logros históricos. Logros que el mundo del atletismo ya no podrá celebrar.

Destacados