InicioVariedadesColecciona envoltorios de alfajores y ahora busca el “Dieguito Maradona”

Colecciona envoltorios de alfajores y ahora busca el “Dieguito Maradona”

  • Lucas Accinelli (38) es de Villa Bosch y guarda en su casa más de 4.300 papeles de la golosina.

En el mundo hay gente para todo. En Tres de Febrero, más precisamente en Villa Bosch, se encuentra tal vez la colección de envoltorios de alfajores más grande del país. Desde ediciones especiales con la cara de Menem hasta Ben 10, el fanático Lucas Accinelli (38) atesora más de 4.300 tipos diferentes. ¿Cómo empezó esta particular actividad?

El primer recuerdo que tiene de los alfajores lo remite a su infancia, cuando su mamá guardaba los papeles para luego usarlos como señaladores de libros. Pasaron los años y allá por 1998, cuando la crisis económica y financiera se expandían por los mercados, Lucas decidió guardar el envase de un alfajor de banana split que le gustaba. “Este me lo guardo porque capaz que no lo veo más”, pensó.

Desde ese momento fue acumulando más y más. Siguiendo el legado de su madre, primero los guardó en libros, pero para cuando se dio cuenta, las páginas ya no alcanzaban para atesorar tanta nostalgia. Así, con la ayuda de su hermano, comenzaron a guardarlos en cajas de zapatillas, que luego se transformaron en folios y sobres, para preservarlos mejor.

“Fue corriendo el tiempo y ya hace 24 años que colecciono. Hoy tengo entre 4.300 y 4.400 envoltorios de todo tipo”, contó Accinelli. Además, asegura haber probado el 70% de la colección. Sobre el 30% restante, se justificó: “Algunos los encontré en la calle y otros me los regalaron. Incluso tengo traídos de Chile, de Perú y de Turquía”.

Nama, la perrita de Lucas, custodiando parte de la colección.Nama, la perrita de Lucas, custodiando parte de la colección.

Casi todos los papeles de los envoltorios son de los 2000 para acá. “En realidad, con la Ley de Etiquetado Frontal muchos paquetes fueron cambiando porque ya no se permitía poner a personajes, como fue el caso del Capitán del Espacio”, acotó Lucas. De todas formas, contó que está a la caza de uno de los más viejitos: su carta fuerte es conseguir el envoltorio del Dieguito Maradona de Georgalos, que salió a la venta allá por finales de los 80. Todo un desafío retro.

Casi todos los papeles de los envoltorios son de los 2000 a la actualidad.Casi todos los papeles de los envoltorios son de los 2000 a la actualidad.

El universo de los alfajores se fue expandiendo. Para garantizar la perdurabilidad de la colección, en 2018 Lucas creó una cuenta de Instagram (@coleccionistadealfajores) en donde escanea los envoltorios y publica uno por día. Sumado a esto, también tiene un canal de Youtube -con el mismo usuario-, en donde sube reseñas y experiencias en fábricas alfajoreras. “Ni me imaginé que había tanta gente que le gustaba esto. Así también me di cuenta de que no soy el único que lo hace”, dijo.

Parte de la colección, la atesora en folios o sobres dentro de cajas.Parte de la colección, la atesora en folios o sobres dentro de cajas.

Y es que el año pasado participó del Mundial del Alfajor, un evento en donde hubo más de 70 expositores. “Ahí me crucé con más personas que también coleccionan, fue muy linda experiencia”. En esa comunidad está permitido el trueque e incluso la venta de empaques. Según Accinelli -quien dice que prefiere no comprar-, se han vendido hasta por $20.000, “pero eso depende de la envoltura y el año”.

El año pasado, fue partícipe del Mundial del Alfajor mostrando su colección.El año pasado, fue partícipe del Mundial del Alfajor mostrando su colección.

Pero a pesar de todo esto, la vida de Lucas es bastante dual. Desde hace aproximadamente 6 años que es preparador físico. “Para eso obviamente tuve que estudiar y aprendí de alimentación. Al principio fue medio raro, me generaba contradicción el tema del azúcar y pensé en dejar la colección. Después decidí balancear mi alimentación. Ahora pido solamente los envoltorios, pero si me quieren convidar alfajores, me convidan”, dijo entre risas.

Además, comentó que le gustaría transmitir cierta conciencia a las nuevas generaciones: “Más allá de que es algo riquísimo, hay que saber que un alfajor tiene muchas calorías y hay que cuidarse para que no afecte a la salud”.

Algunas de las joyitas.Algunas de las joyitas.

El experto catador dejó su top 3 en alfajores: “Me gusta mucho uno de Chubut que se llama Memorable, que mezcla frutas patagónicas con chocolate”. “También está el Arrabal”, dijo en referencia a una marca de CABA que en una de las ediciones del Mundial del Alfajor se llevó una medalla de oro y plata en una de las categorías. “Por último, los alfajores Mamazzita, que lo hace una chica de Entre Ríos. Particularmente hay uno con sabor a vino blanco con arándanos que es exquisito”.

Destacados