InicioVariedadesYoga en pareja para favorecer la complicidad y mejorar la comunicación

Yoga en pareja para favorecer la complicidad y mejorar la comunicación

  • La instructora Xuan Lan explica los beneficios de hacer posturas de a dos.

Para aquellas parejas que estén en la búsqueda de potenciar su complicidad y mejorar la comunicación y el vínculo en general, el yoga puede ser una opción.

El yoga es una disciplina milenaria nacida en India que une lo espiritual, lo físico y lo mental, y su gran objetivo es integrar al ser, es decir, unir (del sánscrito yuj) la mente, el cuerpo y el espíritu. Si bien se practica de forma individual, algunas posturas de yoga admiten ser practicadas en pareja e incluso, al hacerlo, la concentración que suma hacerlas con otro genera beneficios adicionales.

De origen vietnamita pero nacida en Francia, Xuan Lan es instructora de yoga y meditación, autora de libros como Mi diario de yoga (Grijalbo) y, con base en España, referente de estas prácticas en redes sociales como Instagram o YouTube, donde la siguen miles de personas.

Xuan Lan es instructora de yoga y meditación.Xuan Lan es instructora de yoga y meditación.

Comenzó a practicar yoga hace veinte años, se formó en varios estilos, como vinyasa yoga y ashtanga yoga, y defiende un estilo de yoga activo y urbano, bajado a la realidad de aquellos que vivimos en ciudades, con obligaciones y múltiples tareas.

En una entrevista con este diario, decía hace unos años sobre la falta de tiempo, uno de los principales frenos a la hora de practicar: “Solo cinco minutos de meditación o practicar tres saludos al sol por la mañana ya se pueden considerar como una sesión de yoga, no hace falta que sea una sesión de una hora cada día. Todos tenemos cinco minutos, no hay excusa. Cuando estos cinco minutos se convierten en un hábito imprescindible para iniciar tu jornada, es muy fácil pasar a diez minutos”.

Según Xuan Lan, “solo cinco minutos de meditación o practicar tres saludos al sol por la mañana ya se pueden considerar como una sesión de yoga".Según Xuan Lan, “solo cinco minutos de meditación o practicar tres saludos al sol por la mañana ya se pueden considerar como una sesión de yoga”.

En su libro Yoga para mi bienestar incluye un capítulo especialmente dedicado a posturas de equilibrio en pareja, por lo que le consultamos acerca de esta práctica. “Si bien normalmente se practica de forma individual, para salir de esta clásica forma, pasar un buen rato y conectar con nuestra pareja o amigos, podemos probar a hacer yoga en pareja. ¡Es muy divertido!”

Más que posturas acrobáticas

La instructora dice que si bien en las clases varias personas siguen a un profesor, al final la práctica es individual. Sin embargo, hay posturas que, al hacerlas con otra persona, exigen una complicidad que pocas actividades aportan. Y esto, como dice Xuan, sumado a los beneficios físicos del yoga, entre los que se cuentan fortalecer los músculos de las piernas, aumentar la capacidad de flexibilidad y aliviar los dolores de espalda, entre otros.

El acroyoga requiere mucha práctica y técnica. Foto: gentileza Xuan Lan.El acroyoga requiere mucha práctica y técnica. Foto: gentileza Xuan Lan.

“Existe un tipo de yoga en pareja inspirado en el circo que se llama AcroYoga y que vemos mucho en las redes sociales porque son movimientos acrobáticos muy bonitos, pero es una técnica que involucra una tercera persona para la seguridad”, menciona la fundadora de XLY Studio, desde donde difunde la práctica de yoga y meditación en modalidad on line.

Como el acroyoga requiere mucha práctica y técnica, y es un ejercicio bastante físico, no está recomendado para aquellos que son principiantes.

Hay posturas que, al hacerlas con otra persona, exigen una complicidad que pocas actividades aportan. Foto: ilustración Shutterstock.Hay posturas que, al hacerlas con otra persona, exigen una complicidad que pocas actividades aportan. Foto: ilustración Shutterstock.

La clave para llevar adelante las asanas con otra persona es la confianza y la seguridad. Dice Xuan Lan: “Cuando practicamos yoga en pareja, trabajamos en equipo y nos centramos en colaborar con el otro, en apoyarnos en esa persona y en entregarnos con total confianza. Solo así podemos llegar a ejecutar las asanas. Es como un acto de fe hacia la persona”.

Por qué hacer yoga de a dos

“Siempre que propongo este tipo de dinámicas a mis alumnos me gusta observar sus reacciones. Al principio, todo el mundo se muestra tímido y se ríen de vergüenza por tocar a una persona que no conocen”, describe a Clarín la referente, que en Instagram (@xuanlanyoga) cuenta con más de 700 mil personas que siguen sus publicaciones.

“Cuando practicamos yoga en pareja, trabajamos en equipo", dice la instructora. Foto: gentileza Xuan Lan.“Cuando practicamos yoga en pareja, trabajamos en equipo”, dice la instructora. Foto: gentileza Xuan Lan.

“Las parejas que nunca han hecho yoga investigan una nueva comunicación física y las risas se transforman en palabras de comunicación consciente, sonrisas, miradas cómplices y abrazos y acaban pidiendo más”, lanza.

En esa línea, Xuan Lan ahonda en los beneficios de practicar el yoga en pareja. En principio, explica, nos aporta los mismos beneficios que la práctica individual, es decir, concentración, flexibilidad, agilidad y fuerza, calma mental, más bienestar en nuestro día a día.

El yoga en pareja mejora el vínculo con la pareja y la comunicación. Foto: ilustración Shutterstock.El yoga en pareja mejora el vínculo con la pareja y la comunicación. Foto: ilustración Shutterstock.

Pero, agrega, en pareja también aporta otros beneficios, como mejorar el vínculo con la pareja y la comunicación, ganar en confianza y disfrutar de un contacto físico distinto.

“Sabemos que cuando hay contacto humano positivo, el cerebro libera oxitocina y ayuda a desarrollar vínculos, al mismo tiempo que disminuye la ansiedad y el miedo. Todo esto, además de pasar tiempo de calidad juntos”, señala a Clarín.

"Practicar yoga en pareja puede contribuir a mejorar la sexualidad", dice Xuan Lan. Foto: ilustración Shutterstock.“Practicar yoga en pareja puede contribuir a mejorar la sexualidad”, dice Xuan Lan. Foto: ilustración Shutterstock.

En este sentido, dice que el hecho de practicar yoga en pareja puede contribuir a mejorar la sexualidad, puntualmente al trabajar sobre el vínculo, la comunicación y el contacto físico, que genera dicha “hormona del amor y la calma. El yoga en pareja puede ayudar a tener una vida de pareja y sexual más plena”.

Posturas de yoga para hacer en pareja

Entonces, ¿qué posturas son las más recomendadas para practicar en pareja? “Las asanas de estiramientos en el suelo son las más seguras y se pueden mantener más tiempo. Las de equilibrio pueden ser muy divertidas, aunque algo retadoras. En cualquier caso, tienes que confiar en que la otra persona te servirá de ayuda para profundizar en ciertas asanas o de apoyo para no caer”, dice.

Las posturas de equilibrio pueden ser muy divertidas, aunque algo desafiantes. Foto: ilustración Shutterstock.Las posturas de equilibrio pueden ser muy divertidas, aunque algo desafiantes. Foto: ilustración Shutterstock.

“Una que me gusta mucho es vrikshasana, la postura del árbol, donde ambos hacen el equilibrio, cada uno eleva la pierna contraria. Es decir, uno eleva la derecha y el otro la izquierda mientras que permanecemos juntos en equilibrio y las palmas de las manos se tocan por encima de la cabeza”.

Aquí, vrikshasana, la postura del árbol, donde ambos hacen el equilibrio. Foto: gentileza Xuan Lan.Aquí, vrikshasana, la postura del árbol, donde ambos hacen el equilibrio. Foto: gentileza Xuan Lan.

Otra asana en pareja -más pasiva y relajante que aprecio mucho- es una combinación de posturas complementarias: uno se flexiona en la postura del niño y el otro extiende su cuerpo, abre el pecho y se relaja encima de la espalda de su pareja.

Xuan Lan recomienda esta combinación de posturas complementarias para hacer de a dos. Foto: gentileza Xuan Lan.Xuan Lan recomienda esta combinación de posturas complementarias para hacer de a dos. Foto: gentileza Xuan Lan.

La autora comenta que, “después de ciertas asanas, la pareja puede hacer un pequeño masaje en la espalda, el cuello o en la zona que ha trabajado para relajar tensiones. En caso de ser una pareja romántica que hace yoga juntos, se puede alargar este momento y hacerlo con un tacto físico más personal e íntimo para liberar la oxitocina que estimula el deseo sexual”.

Destacados