InicioVariedadesFeng Shui para el otoño 2024: limpieza energética en la nueva estación

Feng Shui para el otoño 2024: limpieza energética en la nueva estación

  • La experta Patricia Traversa explica cómo preparar la casa para la temporada.

El Feng Shui pone a disposición su sabiduría milenaria para recibir el otoño, un período de transición entre el Yin y el Yang estacional. Las energías Yang alcanzaron su punto máximo en el verano y ahora empiezan a replegarse en este lado del planeta para dar paso a una etapa de introspección.

Con el equinoccio del miércoles 20 de marzo inicia una temporada dominada por el elemento metal, que simboliza los límites y la protección de las fronteras. Así lo asegura a Clarín la directora del Centro Oficial de Feng Shui Profesional, Patricia Traversa. “El otoño es por excelencia un tiempo de limpieza —afirma—, el ritmo expansivo que hemos tenido durante el verano va aquietándose y vamos ajustando nuestra energía a los tiempos Yin que se avecinan”.

La experta también indica que este cambio estacional brinda la oportunidad perfecta para reconectar con nuestro hogar, en el que empezaremos a pasar más tiempo conforme bajen las temperaturas.

Muchas veces nos preguntamos qué hacer para mejorar la energía de la casa, pero no estamos seguros de los cambios que la misma naturaleza nos propone. Por eso, Traversa indica varias recomendaciones del Feng Shui para armonizar y equilibrar la casa en otoño.

3 pasos claves para equilibrar el hogar en otoño

La limpieza energética del hogar tiene varias dimensiones y sus efectos pueden verse en el espacio y nuestra sensación de bienestar general al habitarlo. Para el Feng Shui, un lugar se nutre de las energías de sus ocupantes y viceversa.

Durante el verano optamos por colores, plantas y flores que ayudaron a “refrescar” la casa frente a la exposición solar, una gran fuente de energía Yang. Ahora el objetivo será que el hogar nos proporcione una sensación de cobijo.

Emprender estas tareas en distintos espacios de la casa puede parecer complicado pero Traversa aconseja ordenar prioridades y distribuir los tres pasos en una o dos jornadas de acuerdo a las posibilidades de cada persona.

Primer paso: limpiar y despejar por áreas

Igual que con otras limpiezas estacionales se empieza siempre por limpiar y despejar el lugar, precisa Traversa. Tenemos que identificar las cosas que ya no contribuyen a la salud y el equilibrio del espacio. “Siempre es un buen momento para revisar la conexión profunda con nuestro hogar, pero el otoño además favorece la introspección”, señala.

Los placares deben estar ordenados y despejados para hacer lugar a abrigos y mantas donde corresponden. Foto: ilustración ShutterstockLos placares deben estar ordenados y despejados para hacer lugar a abrigos y mantas donde corresponden. Foto: ilustración Shutterstock

Es hora de despejar placares y alacenas. ¿Hay pelusas y residuos estancados en casa?, suelen manifestar “esas emociones pensamientos que se han fijado en nuestro campo energético” a las que quizá no les hemos prestado atención. Según advierte, “aunque no estén tan a la vista, igual le quitan vitalidad a nuestro hogar”.

“Si los placares están abarrotados o desorganizados una de las consecuencias inmediatas será el desorden en los ambientes, porque no tendremos donde guardar abrigos, bolsos, mantas adicionales”, afirma la especialista.

En cuanto a las áreas del hogar, la cocina cobra un rol protagónico y a partir de estas fechas debemos prepararla y activarla. Durante los meses más fríos este espacio no sólo será una enorme fuente de calor, Traversa señala: “Es importante que el invierno la encuentre bien equipada y organizada, la cocina representa la productividad, la nutrición”.

Si contamos con implementos viejos o rotos, es hora de desecharlos. “Mantenerla limpia y ordenada es fundamental para que su Chi de abundancia fluya para toda la familia”, advierte la experta. No acumules comestibles vencidos en tu heladera.

La decoración del living y el cuarto tampoco es un factor menor. La especialista aconseja que nos preguntemos ¿cómo nos sentimos ante cuadros que tienen décadas colgados?, ¿qué experimentamos con cosas heredadas? A menudo suele ocurrir que estos objetos se convierten en “acumulaciones que entorpecen el Chi”.

La cocina representa la productividad y nutrición de la casa, dice el Feng Shui. Foto: ilustración ShutterstockLa cocina representa la productividad y nutrición de la casa, dice el Feng Shui. Foto: ilustración Shutterstock

No menos importante es que saques con antelación textiles: cubrecamas, acolchados, almohadones y mantas. Limpialos, aspiralos, sacales el polvo y dejá que se aireen. Tené en cuenta que son los que te ayudarán a darle calor a tu espacio en los próximos meses.

Para la limpieza de muchas superficies podés usar un preparado de agua, vinagre, una pizca de bicarbonato de sodio y aceites esenciales.

Segundo paso: activar el espacio con colores, luces y textiles

Así como el ritmo de la naturaleza disminuye con las temperaturas es probable que nos volquemos hacia lo reflexivo y sintamos que nuestra velocidad se enlentece. Traversa sugiere sustituir los colores más fríos que usamos en verano (azules, blancos) por tonos cálidos como maíz, ocre, rojo.

En otoño tenemos oportunidad de revisar y limpiar estufas, interruptores, cambiar lámparas antes del invierno.Foto: ilustración ShutterstockEn otoño tenemos oportunidad de revisar y limpiar estufas, interruptores, cambiar lámparas antes del invierno.Foto: ilustración Shutterstock

La especialista indica que las semanas de otoño son propensas para revisar luces, enchufes y los aparatos de calefacción, así tendremos tiempo para reparar algo si es necesario y llegaremos al invierno con la casa lista para acogernos más horas. Un accesorio infaltable que menciona la experta es la lámpara de sal con su “Qi reconfortante”, sobre todo para activar rincones que reciben menos luz natural.

Además de las mantas, las alfombras ofrecen una sensación de cobijo adicional en habitaciones y en el living. Sin embargo, para ello debemos procurar que estén libres de polvo y suciedad. Lo mismo aplica para felpudos y cobertores.

Tercer paso: hacer un ritual de purificación con sahumos

La siguiente acción que recomienda Traversa consiste en depurar el ambiente mediante una sahumada general. Sostiene que el humo es “un puente entre mundos, que limpia lo impuro, que conecta con estados elevados”.

Hay una variedad de hierbas aromáticas que podemos utilizar. Podemos optar por atados de copal, lavanda, jengibre, cedrón, salvia blanca, eucalipto, menta o ruda. Una aclaración importante: siempre se debe tener cuidado al manipular las hierbas encendidas y no dejarlas nunca cerca de llamas. Además, se recomienda sahumar sin la presencia de niños ni mascotas.

Los colores de tonos tierra traerán equilibrio al Chi de la casa. Foto: ilustración ShutterstockLos colores de tonos tierra traerán equilibrio al Chi de la casa. Foto: ilustración Shutterstock

“Recomiendo aquietar la respiración y los pensamientos, concentrarse en esta sencilla ceremonia, para fijar intenciones con el corazón, fijar el deseo de limpiar las vibraciones negativas y sacar todo lo pesado y denso”, explica la experta.

Una vez que hayamos encendido el atado de hierbas, cuando el humo comience a elevarse, ella aconseja lavar nuestras manos en él, frotarlas y dejar que se impregnen. Sugiere que también podemos recitar en calma estas palabras: Limpio mis pensamientos, mis sentimientos y emociones, quedo libre y en paz para vibrar en positivo.

Luego se deja sahumar cada ambiente un rato. La experta afirma que es ideal repasar las esquinas y debajo de los muebles. “No olvidemos sahumar baños, hall de entrada y espacios externos como balcones y jardines. Al recorrerlos podemos repetir: Mi casa está limpia y libre, resuena en mi hogar la armonía y la paz”. Cuando hayamos terminado debemos arrojar las cenizas al jardín o por el inodoro.

El humo es un excelente limpiador energético. Traversa aconseja limpiar especialmente las esquinas y los rincones con él. Foto: ilustración ShutterstockEl humo es un excelente limpiador energético. Traversa aconseja limpiar especialmente las esquinas y los rincones con él. Foto: ilustración Shutterstock

Por último, Traversa explica que “Estamos trabajando más allá de lo que nuestros ojos ven para soltar aquello que naturalmente se estancó”. En su opinión, si acompañamos la limpieza con música (mantras, solfegios, sonidos de la naturaleza), y otorgamos este sentido de liberación y de propósito, entonces no sentiremos pereza, pues “el proceso resulta muy estimulante y sanador”.

Asesoró Patricia Traversa, directora del Centro Oficial de Feng Shui Profesional y autora del libro “Cambie su vida con Feng Shui”. En Instagram: @patriciatraversafengshui.

Destacados