InicioDeportesLos jugadores de Vélez acusados de abuso comienzan a dejar la cárcel:...

Los jugadores de Vélez acusados de abuso comienzan a dejar la cárcel: Florentín ya recibió la prisión domiciliaria

  • El mediocampista paraguayo fue el primero que recibió el beneficio y ya durmió afuera de la cárcel.

El mediocampista José Ignacio Florentín, uno de los cuatro futbolistas de Vélez acusados de abusar sexualmente de una mujer de 24 años en San Miguel de Tucumán, cumplió su primera noche de arresto domiciliario luego de abandonar la dependencia policial en la que se encontraba alojado en la capital tucumana. El mismo camino podrían seguir en las próximas horas sus compañeros Abiel Osorio y Braian Cufré, quienes esperan que se libre el oficio judicial que ordene su traslado.

La salida de la dependencia policial del paraguayo se produjo luego del pago de una caución de 50 millones de pesos que la jueza Eliana Gómez Moreira había fijado para los cuatro futbolistas, según informó el sitio Doble Amarilla. De todos modos, Florentín deberá permanecer durante los próximos 90 días en una vivienda de la provincia de Tucumán, con una tobillera electrónica y a la espera de la realización del juicio oral que lo tendrá como acusado. Lo mismo sucederá con Osorio y Cufré una vez que se consume su traslado.

Tanto Florentín como Cufré están imputados por abuso sexual agravado por la participación de dos o más personas, un delito que contempla una pena máxima de 20 años de prisión o reclusión, mientras que sobre Osorio recae la acusación de abuso sexual simple y podría caberle una pena de hasta 15 años.

La decisión de otorgar la prisión domiciliaria a los tres jugadores había sido objetada tanto por la defensa como por la denunciante. “No me parecería justo que ellos pasen lo que queda del juicio en una casa, en un country, con pileta, con un arco de fútbol, pasándola bien cuando mi vida es un infierno hace tres semanas”, alegó la mujer, cuyo reclamo fue desoído.

Distinta es la situación del arquero Sebastián Sosa, quien está imputado como partícipe secundario del abuso y el miércoles, luego de efectivizar el pago de la caución de 50 millones de pesos, abandonó la sede de la Dirección General de Investigaciones de San Miguel de Tucumán y regresó a su domicilio en Buenos Aires.

El arquero Sebastián Sosa recuperó la libertas el miércoles. Foto: Gentileza La Gaceta / Juan Pablo Sánchez Noli.El arquero Sebastián Sosa recuperó la libertas el miércoles. Foto: Gentileza La Gaceta / Juan Pablo Sánchez Noli.

“Lo único que tengo para decir es que confío plenamente en la Justicia de Tucumán. Soy inocente y lo único que quiero es que se sepa la verdad”, sostuvo, tras recuperar la libertad, el guardavalla uruguayo, quien deberá presentarse cada 15 días en una sede del Poder Judicial tucumano y tendrá prohibido salir del país durante 90 días.

Los cuatro jugadores de Vélez habían quedado aprehendidos el lunes 18 de marzo por pedido de la fiscal Eugenia María Posse luego de una audiencia en la que la denunciante declaró durante más de tres horas mediante el procedimiento de cámara Gesell. Dos días después, el juez Lucas Taboada ratificó la medida.

Unas horas después de la aprehensión de sus futbolistas, la Comisión Directiva de Vélez comunicó que había resuelto la suspensión de los contratos de trabajo de los cuatro involucrados y el inicio de un sumario interno para determinar las medidas definitivas a adoptar.

“El club reitera su más profunda preocupación por los hechos denunciados, que claramente son contrarios a los principios y valores de nuestra institución. Continuamos a disposición de la Justicia a fin de que se aclaren los hechos”, enfatizó la dirigencia velezana en un comunicado publicado en su sitio web oficial.

El hecho por el cual están imputados los cuatro jugadores ocurrió el pasado 3 de marzo en la habitación 407 del Hotel Hilton de San Miguel de Tucumán, en el que el plantel de Vélez se encontraba alojado tras el partido que el equipo dirigido por Gustavo Quinteros había igualado 0 a 0 con Atlético Tucumán por la octava fecha de la Copa de la Liga Profesional.

Según la investigación, la denunciante se contactó con Sosa y acordaron verse en el Hotel Hilton. Después de burlar los controles, la mujer se dirigió al cuarto piso e ingresó a la habitación del futbolista. Allí, de acuerdo con la acusación, fue abusada por Cufré, Osorio y Florentín mientras el arquero estaba durmiendo.

Destacados