InicioInternacionalesGanadores y perdedores en las elecciones para el Parlamento europeo: un “centro”...

Ganadores y perdedores en las elecciones para el Parlamento europeo: un “centro” que mantiene el poder y el avance de la ultraderecha

La principal alianza pro Unión Europea de los partidos de centroderecha, centroizquierda, liberales y verdes se aferró a su mayoría. La extrema derecha no fue una masiva ganadora, salvo que sus triunfos fueron más impactantes, como en Francia y Alemania.

Y hubo jefes de gobierno golpeados como Emmanuel Macron, el alemán Olaf Scholz y el español Pedro Sánchez.

Con la excepción de los gobiernos de Francia y Alemania, las elecciones para el Parlamento Europeo dejaron al centro en una buena posición. Como predijeron las encuestas, la principal alianza pro Unión Europea de los partidos de centroderecha, centroizquierda, liberales y verdes en el Parlamento Europeo se aferró, con bastante comodidad, a su mayoría. La ultraderecha no fue una masiva ganadora en la UE, salvo que sus triunfos fueron más impactantes.

Las fuerzas nacionales de extrema derecha de Europa lograron grandes avances y terminaron con poco menos de una cuarta parte de los eurodiputados en la asamblea de 720 escaños, su cifra más alta hasta la fecha. Pero no les fue uniformemente bien y en algunos lugares, les fue peor de lo previsto.

Pero esas elecciones dejaron “ganadores y perdedores” en figuras de peso que gobiernan grandes naciones europeas, como la italiana Giorgia Meloni que se impuso con claridad y el francés Emmanuel Macron, el alemán Olaf Scholz, o Pedro Sánchez en España, que sufrieron en las urnas derrotas estruendosas, los primeros, y más “decorosa” en el caso español.

“El centro está aguantando. Pero también es cierto que los extremos de izquierda y derecha han ganado apoyo. Es por eso que el resultado conlleva una gran responsabilidad para los partidos del centro”, dijo Von der Leyen en Bruselas.

En tres países, la ultraderecha

La ultraderecha fue protagonista en algunos países y les fue espectacularmente bien. En Francia forzaron al presidente Emmanuel Macron a disolver la Asamblea Nacional. En Alemania derrotaron a la vapuleada coalición de Olaf Scholtz, el canciller.

En Alemania, a pesar de una serie de escándalos, Alternative für Deutschland (AfD) obtuvo un mayor porcentaje de votos nacionales (16%), que cualquiera de los tres partidos que componen la asediada coalición de Scholz.

Estos son acontecimientos preocupantes en los dos países, que tradicionalmente han actuado como el motor que ha impulsado a la UE hacia adelante. Francia enfrenta el riesgo de tener una mayoría de extrema derecha en el parlamento, mientras que el gobierno de Alemania se ha debilitado aún más.

Hermanos de Italia, liderado por la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, también fue un gran ganador, con un 28%.

Marine Le Pen, la líder de la ultraderecha en Francia. Foto ReutersMarine Le Pen, la líder de la ultraderecha en Francia. Foto Reuters

Pero fuera de esos tres grandes estados miembros –y de Austria, donde el FPÖ, como se había pronosticado durante mucho tiempo, terminó primero con un 26%– los puntajes de la extrema derecha a menudo fueron decepcionantes.

Vlaams Belang tuvo un desempeño inferior en Bélgica, con menos del 14%, al igual que el Partido Popular Danés (6,4%). Los finlandeses (7,6%) y los demócratas suecos (13%), ambos miembros de gobiernos de derecha o que los apoyan, se mostraron decepcionados.

En Polonia, Ley y Justicia (PiS) fue derrotada por estrecho margen por la Coalición Cívica de Donald Tusk.

Vox de España no logró obtener el 10%. El Partido de la Libertad (PVV) de Geert Wilders, ganador de las últimas elecciones nacionales de Países Bajos, terminó con tres escaños menos que la Alianza Laborista/Izquierda Verde. En Hungría Viktor Orbán tuvo su peor noche en años.

En general, los resultados estuvieron en línea con las expectativas. “Más que nada, estas elecciones reflejan la evolución a nivel nacional”, dijo Cas Mudde, experto en populismo y derecha radical de la Universidad de Georgia.

El primer ministro polaco, Donald Tusk, celebró después de que su Coalición Cívica derrotara por poco al PiS.

Los números

En Austria, el Partido de la Libertad, de extrema derecha, quedó a la cabeza, con un 25,7%, por delante del conservador Partido Popular y los Socialdemócratas, con un 24,7% y un 23,2% respectivamente.

En los Países Bajos, el partido de extrema derecha de Geert Wilders quedó segundo detrás de una alianza Izquierda-Verde, pero parecía no haber cumplido con las expectativas. El Partido de la Libertad obtuvo el 17% de los votos, mientras que la alianza Izquierda-Verde, encabezada por el ex vicepresidente de la Comisión de la UE, Frans Timmermans, obtuvo el 21,1%.

Giorgia Meloni, la premier de Italia, de ultraderecha, pero "pro europea". Foto ANSAGiorgia Meloni, la premier de Italia, de ultraderecha, pero “pro europea”. Foto ANSA

El partido Fidesz de Viktor Orbán en Hungría también obtuvo resultados inferiores a las expectativas. Los resultados provisionales mostraron que su coalición de gobierno quedó en primer lugar, con un 43,7%, un resultado peor que el 50% previsto por las encuestas de opinión. Un nuevo partido, liderado por el ex lealista convertido en crítico, Péter Magyar, obtuvo el 30,7%.

A pesar de los avances de la extrema derecha radical, los principales partidos proeuropeos estaban en camino de mantener su mayoría.

El Partido Popular Europeo (PPE), de centroderecha, que también encabezó las encuestas en España y Polonia, obtuvo el mayor número de escaños, aumentando las posibilidades de su principal candidata.

Advertencia

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, alertó que “sigue existiendo una mayoría en el centro para una Europa fuerte y eso es crucial para la estabilidad. En otras palabras, el centro se mantiene firme”, dijo von der Leyen. Los extremos de izquierda y derecha han ganado apoyo, dijo-Esto impone “una gran responsabilidad a los partidos del centro”.

Los socialistas obtuvieron la mayor parte de los votos en Malta, Rumania y Suecia. Esto ayudó a la centroizquierda a mantener su posición como segundo grupo más grande del parlamento. Aunque mucho más débil que en la década de 1990, cuando encabezó muchos más gobiernos.

Esos acontecimientos incluyeron a gobiernos en el poder altamente impopulares. “Pero -dijo Mudde- en todo caso, a juzgar por su fuerza actual a nivel nacional en todo el bloque, la extrema derecha ahora está infrarrepresentada a nivel europeo”.

En consecuencia, es probable que el principal impacto de las elecciones se sienta más en las capitales nacionales, especialmente en París y Berlín.

Sin embargo, en el propio Parlamento Europeo, el Partido Popular Europeo (PPE), de centroderecha, que obtuvo 10 eurodiputados de más, los Socialistas y Demócratas (S&D), de centroizquierda, y –a pesar de perder una quinta parte de sus escaños– los liberales de Renew parecen seguir adelante para más de 400 eurodiputados.

El canciller alemán, Olaf Scholz, uno de los derrotados el domingo. Foto APEl canciller alemán, Olaf Scholz, uno de los derrotados el domingo. Foto AP

Sumando a los Verdes, que perdieron alrededor de una cuarta parte de sus escaños pero se quedaron con más de 50, eso da al “centro” proeuropeo un total de alrededor de 455 eurodiputados. Una mayoría reducida pero aún relativamente cómoda en los 720 escaños de la asamblea.

Mientras tanto, la extrema derecha combinada, dividida en el ECR nacional-conservador de Meloni, el partido de extrema derecha Identidad y Democracia (ID) de Le Pen y una variedad (hasta ahora) de partidos no alineados, incluidos AfD y Fidesz de Orbán, pueden contar con quizás 145.

Mujtaba Rahman, de la consultora Eusasia Group, dijo: “A pesar de sus logros, las divisiones y la desorganización entre los grupos de derecha limitarán su impacto en la agenda política y de políticas de la UE en el próximo mandato de cinco años”.

Sin embargo, junto con otros analistas, Rahman dijo que en temas específicos, donde las posiciones políticas de extrema derecha tenían fuerza (y podrían alinearse con los objetivos de centroderecha del PPE), las “alianzas tácticas de centroderecha” podrían diluir o incluso descarrilar las iniciativas de la UE”.

Lo más probable es que incluyan debates particulares sobre la migración y la transición verde. Los eurodiputados de ultraderecha probablemente busquen restringir el impacto de la legislación climática, en particular en las empresas, los hogares y los individuos.

En estas áreas, y tal vez en otras, el trabajo del parlamento podría complicarse. El análisis de los votos en la asamblea saliente, realizado por EUobserver y Novaya Gazeta Europe, mostró que 69 de más de 2.000 resoluciones finales se decidieron por un estrecho margen.

Interferencia rusa

Ursula Von der Leyen advierte sobre “interferencias externas”, tras el aumento de la extrema derecha en las elecciones europeas. Dijo que las autoridades habían logrado bloquear algunos, pero no todos, los intentos de influir en la votación.

Las autoridades de la Unión Europea no lograron detectar toda interferencia extranjera en las elecciones en toda Europa, que desencadenaron una crisis política y una votación parlamentaria anticipada en Francia.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, atento a los resultados en Europa. Foto APEl presidente de Rusia, Vladimir Putin, atento a los resultados en Europa. Foto AP

Antes de las conversaciones con los victoriosos demócratas cristianos, su propio partido en Alemania, Ursula Von der Leyen advirtió que podría haber estado en juego la desinformación, después de repetidas advertencias de Bruselas sobre la interferencia rusa.

“Hemos visto bastante interferencia, no sólo desde adentro sino también desde afuera, en relación con nuestra opinión pública”, dijo. “Hemos logrado desmantelar y desacreditar esta interferencia. Pero ciertamente no lo hemos visto todo” aseguró la directora de la Comisión Europea.

La respuesta de Rusia

Rusia, acusada de sembrar desinformación y discordia antes de las elecciones, no ha podido resistirse a regodearse ante el malestar de Macron y Scholz. Dmitry Medvedev, el expresidente ruso, denunció su “política inepta” de respaldar a Ucrania contra Rusia, después de la invasión rusa de 2022.

“Es hora de jubilarse. Al montón de cenizas de la historia”, dijo Medvedev, ahora presidente del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia, en la red X.

Peskov añadió que “contrariamente a las calumnias generalizadas que se difunden en Europa y Estados Unidos, no interferimos en los asuntos internos de otros países”.

PB

Destacados